martes, octubre 06, 2009

Oportunidades

Fue una pena no poder hablarte,
estar cerquita,
es una lástima no respirarte.

Me arrepiento de no conocerte,
de ignorar el sabor de tus abrazos,
fraternales claro,
y de no tener noción
del cosquilleo de tus manos.

Siento el aparecer y desaparecer
de la punta de mis dedos
que teclean, acarician,
hacen señales
y juegan juegos.

Por suerte la vida esta llena de oportunidades,
y se que podré oler tu pelo
y que despertaré en tus manos
el tacto del terciopelo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Las personas son como los trenes, van y vienen...

Marcos dijo...

y a veces se parán,
claro está :)
¿por donde andas tu?
yo mas o menos a la mitad.

Anónimo dijo...

en el andén, esperando mi tren.

Marcos dijo...

Pues cuando pare el próximo,
sube y avísame,
no vaya a ser el mío.

Día de anónimos y trenes fríos.

Anónimo dijo...

Te avisaré, pero yo sólo subiré si es el que espero.

ALMA dijo...

Quizás trenes fríos, pero ya no anónimos.

ALMA dijo...

Te besara
recorriera y lamiera
de punta a punta a flor de piel
te habitara y mordiera
feroz humanamente loco
en la más alta sima
de tu cadera alpina
quemándome de tanta inmensidad
de insaciable lascivia
con los dientes amándote
sacándote la música del cuerpo
alaridos y llamas
reventando tus cuerda
desnudándote más
hasta dar con tu cuerpo
el más oscuro y puro
parirte un sol adentro
mi pecado genial.