lunes, septiembre 26, 2005

Nunca le hable de amor.

Sin previo aviso. Sin saber de dónde saque la hiel. Hoy me decidí a abandonarla. Ella me llevo por el filo de la navaja, probandose, probandome. Yo la empuje levemente, y ahora estoy al otro lado, en el suelo. No se si la volveré a ver, no se cuanto doleran los besos que perdí, ni como quedará mi saldo de abrazos. Mi cabeza se pudre con los recuerdos y la culpa.

La luna me mira con desprecio.

6 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
ERU dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
ERU dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

porque culpa? porque dolor? has podido perder, encontraras otros bellos labios que te amen.
La luna no desprecia si no se causa dolor, ella es sabi y lo sabe todo, a provado de todos lo vinos
LBFRZ